INVOCACIÓN A LA ENERGÍA UNIVERSAL

Madre y Padre nuestros que sois el Universo Infinito y todo lo creado y que una de vuestras manifestaciones es el Amor Incondicional. Que florezca en nosotras las personas la semilla que llevamos de vuestra Energía que es nuestra Esencia y así que desaparezca nuestro inconsciente y se haga en toda la humanidad una sola Consciencia Universal y veamos con claridad que: TODOS LOS SERES VIVOS SOMOS UNO EN EL AMOR INCONDICIONAL.

jueves, 10 de junio de 2010

MIRÉMONOS EL OMBLIGO


"LA POLÍTICA ES EL ARTE DE CREAR PROBLEMAS A LAS POBLACIONES PARA QUE LOS POLÍTICOS ,EN ASOCIACIÓN CON LA ESTAFA Y EL FRAUDE DE Las llamadas FINANZAS y el fraude DE LA RELIGIÓN ORGANIZADA,PUEDAN MANTENER A LA GENTE EN CONTINUA ANGUSTIA Y TEMOR, CON LA VANA ESPERANZA DE QUE ALGÚN DÍA SOLUCIONARAN SUS PROBLEMAS".

Esta frase es de un bloguero, pero ahora no soy capaz de encontrar su nombre, lo siento.

También está esta frase de Groucho Marx: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados"

Esta otra de un anónimo: "La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a unos de los otros"

Además, lo más grave para mí, es que ya nacemos con la predisposición genética a ser esclavos, por lo cual a los que se dedican a la política, a la religión y a las finanzas, no les cuesta nada engañar a las poblaciones, al contrario...

Sigamos mirandonos el ombligo que total que más da, en realidad parece que es lo único que sabemos hacer correctamente.

3 comentarios:

viky frias dijo...

Muy interesante lo que dices y lo que dice Groucho. Y añado:
Si cada uno se mirase bien el ombligo y dejase en paz el de los otros, tendríamos, por lo menos, paz.
Lo malo es la codicia de ombligos ajenos. Ya lo dice el mandamiento: “no desearás el ombligo del prójimo”

viky frias dijo...

Estoy cansada de mirarme el ombligo esperando a que escribas algo en tu blog.
¿Lo harás? Pero que sea breve como otras veces.

Sulle dijo...

No puedo compartir el umbilical criterio de Viky Frías. Cierto es, en mi opinión, que la codicia de ombligos ajenos puede causar alteraciones de la paz social -y en la individual-.

Pero, reconozcamos que el ombligo propio es poco estimulante. En cambio, ¡el ombligo ajeno! ¡Qué diferencia! El ombligo es como Bruselas, que pilla muy a mano de las grandes capitales europeas.

Una vez que llegas al ombligo... todos los caminos conducen a la felicidad